sábado, 2 de enero de 2010

LA LEY DE ATRACCION: APLICACION PRACTICA (cap.2)

GUÍA PARA ESTABLECER OBJETIVOS (Programar el RAS)
1)Comprométete ya a dedicar diez minutos diarios a lo largo de los próximos cuatro días a la consecución de tus objetivos.
(NOTA: Mantén un diario permanente de estos objetivos en una libreta de tapas duras.)
2)Mientras estés trabajando en estos ejercicios, no dejes de preguntarte: «¿Qué desearía en la vida si supiera que puedo conseguir todo lo que quiero? ¿Qué haría si supiera que no vaya fracasar?».
3)¡Diviértete! Imagínate que vuelves a ser un crío. Es Nochebuena y estás en unos grandes almacenes, sentado en el regazo de Santa Claus. (¿Te acuerdas de aquella emoción?) En este estado de excitación, nada cuesta demasiado, nada está fuera de tu alcance y lo puedes conseguir todo ...


PRIMER DÍA: OBJETIVOS DE EVOLUCIÓN PERSONAL
Tu sentido del bienestar y enriquecimiento personal es la base de todos los demás éxitos de tu vida.
1)Examina brevemente todas tus posibilidades: ¿Qué te gustaría aprender? ¿ Qué habilidades te interesaría obtener? ¿Qué rasgos de carácter preferirías desarrollar? ¿A quiénes te gustaría tener como amigos? ¿'Quién serías tú?
2)Pon una fecha límite para la consecución de cada uno de tus objetivos (seis meses, un año, cinco años, diez años, veinte años).
3)Da prioridad a tu primer objetivo anual.
4) En un par de minutos, escribe brevemente por qué estás absolutamente comprometido con la consecución de este objetivo en este plazo concreto,
SEGUNDO DÍA: OBJETIVOS LABORALES, ECONÓMICOS Y EMPRESARIALES
Sea tu deseo subir a la cima de tu profesión y amasar millones o ser un estudioso profesional que gana un tesoro en conocimientos, esta es tu oportunidad de asegurarte de que este deseo es verdadero.
1)Examina brevemente todas las posibilidades: ¿Cuánto dinero quieres reunir? ¿Qué deseas conseguir con tu carrera o tu empresa? ¿ Cuánto quieres ganar al año? ¿ Qué decisiones financieras necesitas tomar?
2)Pon una fecha límite para la consecución de cada uno de tus objetivos (seis meses, un año, cinco, diez, veinte años).
3)Da prioridad a tu primer objetivo anual.
4)En un par de minutos, escribe brevemente por qué estás absolutamente comprometido con la consecución de este objetivo en este plazo concreto.
TERCER DÍA: OBJETIVOS DE JUEGO Y AVENTURAS
¿Qué cosas te gustaría hacer o tener si no tuvieras limitaciones económicas? ¿Qué desearías si te apareciera ahora mismo un genio dispuesto a obedecer tus órdenes?
1)Examina brevemente todas las posibilidades: ¿ Qué te gustaría comprar o construir? ¿A qué eventos te interesaría asistir? ¿ Qué aventuras desearías vivir?
2)Pon una fecha límite a cada uno de tus objetivos (seis meses, un año, cinco, diez, veinte años).
3)Da prioridad a tu primer objetivo anual.
4)En un par de minutos, escribe brevemente por qué estás absolutamente comprometido con la consecución de este objetivo en este plazo concreto.
CUARTO DÍA: OBJETIVOS DE APORTACIÓN
Ésta es tu oportunidad de dejar tu impronta, un legado que afecte la vida de los demás.
1)Examina brevemente todas las posibilidades: ¿Cuál podría ser tu aportación? ¿A quién o en qué podrías ayudar? ¿ Qué podrías crear?
2)Pon una fecha límite para cada uno de tus objetivos (seis meses, un año, cinco, diez, veinte años).
3)Da prioridad a tu primer objetivo anual.
4)En un par de minutos, escribe brevemente por qué estás absolutamente comprometido con la consecución de este objetivo en este plazo concreto.
No abandones nunca tu objetivo sin haber emprendido antes algún tipo de acción orientada a su consecución. Define ahora mismo cuáles son los primeros pasos que debes dar en esta dirección. ¿Qué puedes hacer, hoy mismo, para avanzar un poco? Incluso el paso más pequeño -una llamada telefónica, un nuevo compromiso, el trazado inicial de un plan- te acercará más a tu objetivo. Después redacta una lista de las cosas sencillas que puedes ir haciendo día a día a lo largo de los próximos diez. Estos diez días formarán una cadena de hábitos e ímpetu imparable que te garantizarán el éxito a largo plazo. ¡Empieza ya!
¿Cómo te sentirías si, dentro de un año, hubieses conseguido cumplir todos tus objetivos? ¿Qué opinión tendrías de ti mismo? ¿Qué pensarías de la vida? Respondiendo a estas preguntas, encontrarás razones suficientes para querer satisfacer tus deseos. Un por qué importante te inspirará el cómo necesario.
Aprovecha esta oportunidad para analizar a fondo tus cuatro primeros objetivos a un año vista. Debajo de cada uno anota brevemente por qué estás absolutamente decidido a cumplidos en este plazo de tiempo.
'El secreto de la realización de tus objetivos está en la preparación mental. Repásalos mentalmente al menos dos veces al día. Engancha el papel donde los tienes anotados en un lugar bien visible, en tu agenda, encima de tu mesa de trabajo, en tu monedero o en el espejo del lavabo, para poder vedo mientras te maquillas o te afeitas. Recuerda: si piensas en algo con perseverancia y te concentras, te irás acercando a ello. Es una manera sencilla aunque importante con la que programar tu RAS para el éxito.
Si tu primer intento de realizar tus objetivos parece fútil, ¿debes acaso abandonados y dedicarte a otra cosa? ¡De ningún modo!
La perseverancia es un recurso más valioso aún que el talento cuando se trata de aportar calidad a tu vida. A fin de cuentas, nadie ha satisfecho nunca un objetivo con sólo estar interesado en él; hay que estar comprometido. ¿No es posible que los «fracasos» a corto plazo te proporcionen el conocimiento y el entendimiento necesarios para un futuro éxito aún mayor? ¡Por supuesto que sí!
¿Qué has aprendido de tus esfuerzos «fracasados»? ¿Cómo puedes emplear la experiencia para que tu éxito presente y futuro sea mayor?
Todos los hombres y mujeres de éxito usan, consciente o inconscientemente, la misma fórmula. Estos sencillos cuatro pasos te permitirán conseguir lo que deseas.
LA GRAN FÓRMULA DEL ÉXITO
1)Decide qué es lo que deseas. (¡Sé preciso! La claridad es poder.)
2)Emprende la acción (porque el solo deseo no basta).
3)Fíjate en lo que funciona y en lo que no. (No te interesa seguir gastando energías en procedimientos inútiles.)
4)Cambia tus procedimientos hasta conseguir lo que deseas. (La flexibilidad te permitirá emplear nuevos métodos y conseguir nuevos resultados.)
Para la consecución de nuestros objetivos solemos emprender acciones de consecuencias importantes. ¿Acaso las abejas se plantean la polinización de las flores? No, pero, en su búsqueda del dulce néctar, la abeja mancha las patas de polen, vuela hasta la flor siguiente y, sin darse cuenta, pone en marcha una maravillosa reacción en cadena que tiene como resultado campos enteros cubiertos de color.
Es muy probable que, de modo similar, tu esfuerzo por satisfacer objetivos valiosos haya acarreado beneficios inesperados a otras personas. Puede que la sencilla decisión de llamar a un viejo amigo una vez al mes haya resultado en toda una serie de ventajas totalmente imprevistas.
¿Cuántas ventajas podrían encerrar tus esfuerzos actuales para otras personas?
El verdadero propósito de cualquier objetivo es enriquecerte como persona a raíz del esfuerzo realizado para satisfacerlo. La verdadera recompensa es moral.
Describe en unas cuantas líneas cuáles son los rasgos de carácter, habilidades actitudes e ideas que debes desarrollar para poder realizar todos tus objetivos.
No postergues tu alegría y felicidad. Para muchas personas, la realización de sus objetivos implica que sólo algún día lejano, después de haber conseguido algo espectacular, podrán disfrutar de la vida. Hay una gran diferencia entre el éxito para ser feliz y el feliz esfuerzo para tener éxito. Intenta vivir todos los días plenamente, aprovecha hasta la última gota de alegría que te ofrezca cada momento. En vez de calcular el valor de tu vida en base al trecho recorrido hacia la satisfacción de un único objetivo, recuerda que la dirección hacia la que te mueves es más importante que los resultados parciales.
¿Qué dirección sigues actualmente? ¿Avanzas hacia tus objetivos o te alejas de ellos? ¿Necesitas modificar el curso? ¿Disfrutas plenamente de tu vida? Si no es así, cambia ahora mismo tu actitud en el área que corresponda.
¿Cuantas veces has oído la queja «qué más me queda ya»?
Los astronautas del Apolo, quienes habían dedicado su vida entera a la preparación de aquel alunizaje, se sintieron eufóricos en el histórico momento de gloria. Tras su regreso a la Tierra, sin embargo, algunos de ellos sufrieron una profunda depresión. ¿A qué más podrían aspirar en la vida? ¿Qué objetivo podría ser más grande que ir a la Luna y explorar el espacio? Quizá la respuesta se encuentre en la exploración de otra frontera desconocida: nuestro espacio interior, los territorios de la mente y del corazón.
Todos necesitamos sentirnos siempre en el camino de un desarrollo emocional y espiritual. Este es el alimento del alma. En la medida en que te acercas a la consecución de tus objetivos actuales, no te olvides de plantearte otras metas seductoras para el futuro.
¿Cual es el objetivo más importante? Tal vez la contribución de algo valioso sea una fuente de inspiración. El modo de poder ayudar a los demás —a nuestros seres más queridos— puede inspirar toda nuestra vida. Siempre hay un lugar en el mundo para los que están dispuestos a compartir su tiempo, energía, capital, compromiso y creatividad.
¿Qué sencillo acto de bondad podrías dedicar a otra persona hoy mismo? Decídelo ya, emprende la acción y saborea las sensaciones que tu acto genera en ti.
El admitido cómico George Burns conoce bien la importancia de las buenas expectativas. Haciendo un resumen de su filosofía de vida, dijo: «Hace falta tener algo que te haga querer levantarte cada mañana. De todas formas, en la cama no se puede hacer nada. Lo más importante es tener una meta, una dirección que seguir». Con más de noventa años, Burns sigue afilando su ingenio, sigue emprendiendo proyectos televisivos y cinematográficos y ha firmado un contrato para actuar en el Palladium de Londres en el año 2000... ¡cuando habrá cumplido los 104 años de edad! ¿Qué futuro puede ser más seductor que éste?
La mayoría de la gente sobrestima lo que puede hacer en un año y subestima sus posibilidades al cabo de una década. ¿Qué estás haciendo tú de aquí a diez años?
Piensa en algo que actualmente tienes o del que disfrutas y cine, en el pasado, no era más que un deseo. Pueden haber sido muchos los obstáculos que se interpusieron entre este deseo y su realización, sin embargo, en este momento forma parte de tu vida. Cuando te propongas realizar tus nuevos sueños y encuentres obstáculos, recuerda: ¡ya has pasado por este tipo de dificultades y saliste ganador!
El espíritu humano es verdaderamente invencible. La voluntad de vencer —de tener éxito, de dar forma a la propia vida, de tomar las riendas— sólo se puede dominar cuando sabes lo que quieres y crees firmemente que ningún problema, ninguna dificultad, ningún obstáculo te puede apartar de tu meta. Los obstáculos solo son incentivos para aumentar tu resolución de alcanzar tus objetivos.